Tarea 2: Desarrollamos el test de Ruffier-Dickson. Ubicamos y elegimos un espacio de la casa, teniendo en cuenta algunas consideraciones de seguridad para nosotros mismos.

Tarea 2: Desarrollamos el test de Ruffier-Dickson

¿Qué es el test de Ruffier-Dickson y para qué nos sirve? Es una sencilla prueba que sirve para medir la resistencia aeróbica al esfuerzo de corta duración y la capacidad de recuperación cardíaca (ambas relacionadas con la actividad física).

¿Cuál es el protocolo de aplicación?

  1. Nos tomamos las pulsaciones en reposo durante 15” = (P1).
  2. De pie, realizamos 30 flexiones y extensiones profundas de piernas en un tiempo de 45”.
  3. Nos volvemos a tomar las pulsaciones durante 15” = (P2).
  4. Transcurrido un minuto de finalizar las flexiones, nos volvemos a tomar las pulsaciones en 15”= (P3).

Empezamos

Ubicamos y elegimos un espacio de la casa, teniendo en cuenta algunas consideraciones de seguridad para nosotros mismos. Iniciamos con la práctica de la activación corporal general (desplazamientos que permitan el movimiento de nuestras articulaciones, estiramientos suaves, etc.). La activación debe durar de 5 a 12 minutos. Luego, aplicamos el protocolo descrito anteriormente, si es posible acompañados de un adulto.

Empezamos Ubicamos y elegimos un espacio de la casa, teniendo en cuenta algunas consideraciones de seguridad para nosotros mismos. Iniciamos con la práctica de la activación corporal general (desplazamientos que permitan el movimiento de nuestras articulaciones, estiramientos suaves, etc.). La activación debe durar de 5 a 12 minutos. Luego, aplicamos el protocolo descrito anteriormente, si es posible acompañados de un adulto.

Con los resultados obtenidos, aplicamos la fórmula: Índice de Ruffier = (P1 + P2 + P3 – 200) / 10

Cuadro 3: Valoración del estado de forma

Con los resultados obtenidos, aplicamos la fórmula: Índice de Ruer = (P1 + P2 + P3 - 200) / 10  Cuadro 3: Valoración del estado de forma

Valoramos nuestros resultados de acuerdo al cuadro 3.

  1. Si el estado de forma (o condición física) es “malo” o “insuficiente”: Nuestro esfuerzo debe ser de corto tiempo y de baja intensidad. Entre cada uno de los ejercicios que realicemos no debe haber más de 15 segundos por cada ejercicio y 60 segundos de descanso.
  2. Si el estado de forma (o condición física) es “bueno”, “muy bueno” o “excelente”: Nuestro esfuerzo será de más duración, de mayor intensidad y con regularidad para el mantenimiento de una adecuada condición física.

De inmediato, continuamos con la práctica de actividad física que elegimos y recordemos que, en la rutina, cada ejercicio debe mantenerse durante 15 a 30 segundos y debe haber un espacio de tiempo de un minuto entre cada uno para volver a empezar; luego podremos ir acortando el tiempo de descanso y alargando el tiempo de ejecución de cada ejercicio a medida que vayamos progresando. Tenemos la opción de hacerlo acompañados de música.

EJEMPLOS DE RESPUESTA:

Sigue las indicaciones de la lectura n° 2, tómate el pulso en tres ocasiones y registra la cantidad de pulsaciones en tu cuaderno. Luego, aplica la fórmula y determina la valoración o resultado en el que te ubicas, según la tabla de resultados. Puedes considerar el siguiente cuadro:

VER MÁS EJEMPLOS DE RESPUESTAS:

✅   1° GRADO DE SECUNDARIA

 2° GRADO DE SECUNDARIA

✅  3° GRADO DE SECUNDARIA

✅  4° GRADO DE SECUNDARIA

5° GRADO DE SECUNDARIA

Compartir en: